Las inundaciones llegan al este paquistaní, con cientos de muertos y un millón de afectados