Los enfrentamientos con otros presos obligan al traslado de cárcel del presunto asesino de Marta Calvo