Las mujeres víctimas del acusado del asesinato de Marta Calvo coinciden en que usaba el mismo modus operandi