Casi un 40% de jóvenes españoles aceptaría la pena de muerte