Las juezas piden formación contínua y obligatoria para evitar los "mitos de la violación"