El lenguaje humano se originó en África