El rescate avanza lentamente tras el hallazgo de 534 cuerpos en Río de Janeiro