Los vecinos de Barcelona se hartan de la violencia callejera y denuncian en las redes sociales el deterioro urbano