La mayoría de las balanzas en los mercados no han pasado por controles