Los médicos de Barajas aseguran que no están preparados para tratar el ébola