Los menores del centro de acogida en Madrid esnifan disolvente para olvidar su realidad