El primer ministro chino pide libertad de expresión en plena campaña represiva