Este es el motivo por el que no deberías dar de comer a un mono