Los expertos advierten: la obsesión por inmortalizarlo todo nos impide vivir el momento