La muerte del gobernador de Punyab toca la fibra del liberalismo paquistaní