La mujer asesinada por su marido en L'escala estaba envuelta en una cortina y con una grabadora en su cuerpo