La nieve llega a Barcelona y la playa de la Barceloneta se viste de blanco por el temporal