La nieve y la lluvia ayudan a los embalses aunque solo están al 42% de su capacidad