Los niños con cáncer bailan para pedir más investigación