87 niños esperan un trasplante para curarse, junto a casi 5.000 adultos