La nueva moda japonesa de inmortalizarse en clones 3D