El número dos de la investigación niega cualquier pacto de la Benemérita con Mainar