El número de robos con violencia sigue aumentando y desesperando en Barcelona