Se estrena en Madrid la primera obra teatral en la que todo el elenco sufre algún tipo de trastorno mental