La obsolescencia prematura, el problema que desde Europa quieren erradicar