La okupación, un negocio rentable: las mafias cobran hasta 3.000 euros por una vivienda