El torero Paco Ureña salva su ojo izquierdo tras la cogida sufrida en la Feria de Albacete