Los padres de Meño, agotados