Una paloma desafía al tráfico de la autopista volando a 100 kilómetros por hora