El papa lamenta que la religión sea objeto de burla