Las parejas estables tienen bebés más sanos