La parricida de Lloret (Girona) culpa a su hija mayor de todo lo sucedido