El cura pederasta del Colegio Maravillas reconoce los delitos para rebajar su estancia en la cárcel