Calles sin ley en Badalona, peleas entre okupas, a golpes por una terraza: la falta de civismo indigna