El ansia de la cañita en las terrazas nos hace olvidar los muertos