Ningún periodista fue asesinado en Colombia en 2008, la primera vez en dos décadas