Orgullosos de sus canas y sus arrugas, solo necesitan compañía