Cuando hacer pesas se convierte en deporte de riesgo