El peso ideal en las mochilas de los niños debe ser un 10 % de su peso corporal