La policía investiga la matrícula del dron que volaba en el aeropuerto para llegar a su dueño