Los ayuntamientos comienzan a prestar atención a los pozos peligrosos