Las precipitaciones propician una importante subida del nivel de los embalses