El presunto asesino de Janet Jumillas aparentaba normalidad tras el crimen