Las primeras horas son vitales en la investigación de las desapariciones