La ola de calor, en su punto máximo