"El punto G no es un mito"