Los análisis realizados a la hermana Juliana confirman que no padece ébola