Los recortes hacen mella en los pacientes con enfermedades raras