Los relojes analógicos desaparecen en escuelas del Reino Unido: los adolescentes no los entienden