Así responde el dueño de un restaurante a los que rechazan a su camarero autista